transhumanismo, movimiento grinder

Cyborgs, Transhumanismo, Movimiento Grinder… ¿Es esto el futuro de la humanidad?

¡Compártelo!

Es bastante posible que a todos os suene la palabra cíborg o cyborg. Es un acrónimo del inglés que significa Cyber Organism, es decir, organismo cibernético. Se le llama así a cualquier persona o criatura compuesta de elementos orgánicos y cibernéticos. Dentro de esta definición, teóricamente, entraría cualquier usuario con un marcapasos, por ejemplo.

El concepto de cyborg surgió en el siglo XIX, y fue usado sobre todo en obras de ciencia ficción. Sin embargo, tal y como ocurre con numerosos conceptos de esa categoría, hoy en día ha abandonado la etiqueta de ficción y es algo muy presente en nuestras vidas.

Posiblemente, la mayor cantidad de noticias que recibimos sobre cyborgs, son en conceptos de avances en medicina. Se trabaja cada vez más en implantes robóticos o dispositivos que conectados a nuestro sistema neuronal puedan suplir carencias en el cuerpo humano. Buenos ejemplos de esto son, por ejemplo, prótesis como manos robóticas, cada vez más avanzadas, ojos biónicos que permiten a ciegos a recuperar la vista parcialmente o implantes cocleares que ayudan a personas sordas a recuperar capacidad auditiva. También se desarrolla esta técnica en otros campos con fines muy diversos, entre ellos el militar, siempre uno de los primeros en experimentar con nuevas tecnologías.

Aparte de estas investigaciones reguladas, existe un movimiento autodenominado grinders o biohackers, muy cercanos al transhumanismo, quienes deciden modificar sus propios cuerpos implantándose aparatos cibernéticos.

¿Qué es el transhumanismo?

Antes de hablar del movimiento grinder, creo que es necesario conocer un poco en que se basa el transhumanismo. Tal y como aparece en la Wikipedia, El transhumanismo (abreviado como H+ o h+) es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como eventual objetivo transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.

Esto, como podéis suponer, conlleva principios morales y éticos muy grandes, teniendo grandes grupos tanto de detractores cómo de defensores. Estos últimos ven en la tecnología el siguiente paso en la evolución humana, algo que usar para mejorarnos como especie, tanto a nivel físico como intelectual. Es un movimiento amplio y complejo que cuenta con corrientes propias que tocan temas políticos, espirituales y pragmáticos.

transhumanismo, movimiento grinder
Un buen ejemplo de la evolución del transhumanismo podemos verlo en la película de ciencia ficción Elysium

¿Estaríais dispuestos a llevar implantes que os monitoricen constantemente, en orden de diagnosticar enfermedades prematuramente, o chips que avisen a las autoridades en caso que sufras un accidente, o incluso un ataque? ¿Estaríais de acuerdo en “modificar” a vuestro futuro bebé para eliminar la posibilidad de enfermedades genéticas? ¿Recurriríais a órganos “plantados” o creados en laboratorios para suplir aquellos que empiecen a fallar en vuestros cuerpos? ¿Sustituiríais algún miembro de vuestro cuerpo por otro artificial si este os permite algún tipo de mejora o ventaja?¿Os gustaría poder llegar a ser “inmortales”, aunque eso suponga desprenderos del envoltorio de vuestro cuerpo físico y seguir “viviendo”, o al menos vuestra consciencia, dentro de una máquina?

No son temas baladíes… Aunque en muchos casos aún no disponemos de los avances científicos adecuados, preguntas de este tipo son causantes de encarnizados debates, ya que hacer uso de la tecnología para alargar o modificar la vida humana va en contra de prácticamente todas las grandes religiones y creencias. El típico “jugar a ser Dios”.

Sin embargo, esto no impide que este tipo de movimientos tengan presencia a todos los niveles. Un claro ejemplo es Zoltan Itsvan, líder fundador del Partido Transhumanista (The Trashumanist Party), y candidato a la presidencia de EEUU en las próximas elecciones de 2016. Este partido apoya el uso de dinero público, millones de dólares que quitarían de otros departamentos cómo defensa, e invertirlo en el desarrollo de tecnologías que permitan precisamente esto. Creen que la tecnología y la ciencia pueden solucionar todos los problemas del mundo actual, y la obligación evolutiva de las personas es darles uso para mejorar nuestra calidad de vida.

 

El Movimiento Grinder

Los autodenominados grinders utilizan la ética hacker (hacker no es un cibercriminal, no confundir conceptos) para mejorar sus propios cuerpos con aparatos cibernéticos. Muchos se identifican con movimientos biopunk (subgénero del cyberpunk), tecnoprogresismo o transhumanismo Open Source. Son individuos que hacen uso de la biología DIY (Do It Yourself o Hazlo Tu Mismo), en muchos casos sin ningún tipo de conocimientos académicos y sin soporte de corporaciones.

Los grinders creen que la ciencia y la tecnología pertenecen a todo el mundo (de ahí la similitud con la ética hacker). Practican modificaciones extremas en sus propios cuerpos, con implantes electrónicos en un esfuerzo por mejorar la condición humana usando la tecnología actual (biohacking).

A diferencia de colectivos regulados de biología DIY, los grinders realizan estas modificaciones en sus cuerpos en sus propias casas o garajes, sin ningún tipo de supervisión, financiación o regulación. Se trata sobre todo en compartir experiencias y resultados con otros entusiastas de dicha actividad.

Viendo los hacks que los grinders realizan en sus propios cuerpos, te lleva a plantearte cuanto de útiles son los avances que realizan. En algunos de los casos, estos experimentos resultan en aparatos toscos, y cuya utilidad podría ser puesta en duda. Os pongo algunos ejemplos:

  • North Star – Es un implante subcutáneo que con ayuda de un imán puede encender unos leds en forma de estrella.

    transhumanismo, movimiento grinder
    Implante NorthStar bajo la piel
  • Circadia – Es un mini-pc, implantado bajo tu piel, capaz de leer datos biomédicos y enviarlos a Internet vía WiFi o Bluetooth. Además, se sincroniza con tu dispositivo Android y puede mostrar notificaciones, o mensajes en tu piel a través de un LED.
  • Imanes o sensores bajo la piel – Usados para activar cierres, un estilo a las tarjetas que se usan para abrir puertas. También pueden ser usados tipo chips NFC.

 

Sin duda, todos estos conceptos están inevitablemente unidos con la robótica, Inteligencia Artificial y futurología. Poco a poco cada vez veremos más uso de implantes artificiales dentro de organismos biológicos. Además, “nuevas” técnicas cómo la impresión 3D no hacen sino potenciar y permitir mayor facilidad a la hora de adecuar materiales potencialmente útiles y compatibles con nuestro organismo.

Seguro que veremos grandes avances en un futuro cercano, y seguro también que nos encontramos con grandes debates y dilemas respecto a su uso. ¿En que lado estaréis vosotros? O mejor aún ¿en qué momento marcarías la línea que no estáis dispuestos a traspasar?

 

Adicionalmente, sí vivís en Barcelona u os toca ir allí, desde octubre y hasta el 10 de abril de 2016, en el CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona), realizan una exhibición sobre cyborgs, superhumanos y clones, con un gran contenido sobre los temas (y más) que hemos tratado en el artículo de hoy. La exhibición se llama +Humanos, el futuro de nuestra especie, y en este enlace podéis encontrar más información.

 

 

 

 

 

Valora este artículo

¡Compártelo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar