Gmail, Inbox, Google

Gmail contestará por ti

¡Compártelo!

Ya sabemos todos que Google siempre está invirtiendo en nuevas tecnologías que nos lleven a un mundo tecnológico más conectado y automatizado. Un buen ejemplo es su servicio de Google Now, que logra “aprender” de nuestras rutinas y búsquedas siempre y cuando usemos los propios servicios de Google. Así logra saber cuál es nuestra localización del trabajo, casa y algún otro lugar que solemos frecuentar o realizar búsquedas a través del buscador o mapas. Este servicio logra anticiparse a nuestros actos y antes de salir de casa para ir al trabajo, por ejemplo, nos muestra las tarjetas del estado de las carreteras o la línea de metro, el tiempo que nos encontraremos, la duración estimada… Desde luego cosas muy útiles y que facilitan la vida de los usuarios. ¿A qué coste de privacidad? Bueno, eso es otro tema…
Ahora los de Mountain View, están trabajando en una tecnología denominada Smart Reply basada en el deep learning” (aprendizaje profundo) para aplicarla a su servicio de correo Inbox. Esta tecnología permite analizar el contenido del email recibido, determinar el contenido y el tono, y presentar al usuario tres posibles respuestas para contestarlo. Esto posiblemente os recuerde a cuando queremos rechazar una llamada y el teléfono te da la posibilidad de enviar una serie de mensajes cortos a la persona que realiza la llamada explicándole la razón por la que no puedes contestar.

 

La gran diferencia, es que este “deep learning” añadirá la información a lo que llaman  neural network.

Esquema Red neuronal artificial

Esto consiste en un intento de emular la red neuronal del cerebro, centralizando todos los datos recopilados por cualquier fuente, para así lograr una base de datos unificada y facilitar el entendimiento de las palabras y conceptos analizados. De esta manera es como este sistema consigue “aprender”. Por ejemplo, analizando miles de fotos de perros puede aprender a identificar un perro, o analizando la base de datos de palabras, puede aprender a reconocer las instrucciones que le dictas a tu teléfono.
Este sistema usa lo que llaman LSTM, (long short term memory), que pretende emular el funcionamiento de la memoria humana, y logra “recordar” el principio del email y analiza el final, lo que le ayuda a comprender el significado.

 

Smart Reply, como decimos, ofrecerá siempre tres posibles respuestas.

Ejemplo Smart Reply

El usuario podrá modificar o añadir información antes de enviar su contestación. Las respuestas ofrecidas serán siempre cortas y concisas, entre tres y seis palabras, relacionadas con el contenido del email. Así por ejemplo, si el email contiene una broma, una de las posibles respuestas será algo así como “jajaja muy gracioso!”, o si alguien te está preguntando por tus planes para el fin de semana responderá algo tipo “Todavía no he pensado nada” o “Ahora te envío más detalles” o “Este fin de semana estoy ocupado”.

Este servicio se estrena hoy, aunque de momento no está disponible en castellano.

 

Esto es un aporte más para mejorar la inteligencia artificial, algo en lo que Google está poniendo mucho empeño. Aun así, aún queda mucho camino para conseguir lo que intentan emular, que es la forma en que los humanos captamos el entorno… Es cierto que con el mundo hiper-conectado en el que vivimos hoy en día, esta base de datos crece a un ritmo vertiginoso. Sin embargo, y de momento, esta inteligencia artificial no logra emular la capacidad humana de consciencia y capacidad para aprender por si sola, en el fondo sigue basándose todo en algoritmos, eso sí, cada vez más sofisticados.

 

Fuente Wired

Valora este artículo

¡Compártelo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar