Josef Mengele, la maldad hecha hombre

¡Compártelo!

Dicen que Mengele era un niño bueno e inteligente, nada hacía presagiar que se convertiría en uno de los peores monstruos de la historia de la humanidad.

Interesado desde joven por la antropología, la evolución humana, la genética…se doctoró en Antropología y Medicina en la Universidad de Munich.

Yo creo que fue el nazismo el que dio el empujón necesario para que la mente psicopática de Josef se lanzara al abismo terrible e inmoral en el que acabó sumergiéndose. Y es que Hitler quería para su causa a científicos, eruditos e investigadores, y más en la especialización de la genética y la evolución humana y racial, para así dar más “consistencia y base” a las ideas nazis sobre la arianización, la superioridad racial y la eugenesia.

Mengele se afilió al partido nazi en 1937, donde ascendió rápidamente y posteriormente fue aceptado en las SS.

 

Mengele en la guerra (en el frente y en Auschwitz)

Mengele, Auschwitz
Entrada a Auschwitz

 

En 1942 fue enviado al frente, ejerciendo de médico y llegando a ser condecorado.

Pero su “sueño” se cumpliría en 1943 al ser enviado a Auschwitz. Una curiosa dicotomía, ya que mientras para él ir a Auschwitz era un sueño realizado, para cientos de miles de prisioneros que fueron enviados allí fue una auténtica pesadilla.

En el “nombre de la ciencia” cometió actos execrables.

Cuando llegó al campo de concentración de Auschwitz había una epidemia de tifus, para erradicarlo asesinó en las cámaras de gas a 1600 personas con síntomas de la enfermedad. Después (según testimonio de Ella Lingens, médico austriaca destinada a Auschwitz) mató de la misma forma a un barracón entero de mujeres judías (unas 600), desinfectó el barracón y a las ocupantes del siguiente barracón, trasladándolas al que había quedado vacío y así hasta hacerlo con todas las restantes.

Resultado: acabó con el tifus.

Se ganó el sobrenombre de “Ángel de la Muerte”, pero más bien era el ” Demonio de la Muerte”.

 

Experimentos con seres humanos

 

Niños gitanos usados para experimentar en Auschwitz
Niños gitanos usados para experimentar en Auschwitz

Mengele experimentó con cientos de personas, pero estaba obsesionado con los gemelos, le encantaba experimentar con ellos para observar las reacciones ante sus bárbaros y sádicos experimentos. Además si uno de ellos moría podía continuar los experimentos con el otro, o matarlo según querría.

Cometía barbaridades, tales como someterlos a radiación, inyectarles diferentes enfermedades para observar su evolución en ambos gemelos hasta su muerte, les practicaba cirugías sin anestesia, abriéndoles la cabeza para experimentar con su cerebro mientras estaban vivos, amputaba miembros de uno de ellos para después implantarlos en el otros, inyectaba colorantes en los ojos de sus víctimas para intentar tornarlos azules, provocándoles cegueras, infecciones y un sufrimiento horrible.

Uno de los experimentos más depravados fue el llevado a cabo con los gemelos Guido y Nino, uno de ellos jorobado. Fueron cosidos por la espalda y los brazos y unidos por las venas, creando así una especie de siameses. Duraron varios días vivos, sometidos a un dolor y una tortura inenarrables.

Realizó cientos de crueles, atroces y sádicos experimentos en los que la vida humana no importaba nada, todo se hacía en “nombre de la ciencia” y para beneficio de las delirantes ideas raciales del nacionalsocialismo.

Cierto, y triste también, es que según muchos expertos, los experimentos llevados a cabo por los nazis supusieron un avance de décadas para la ciencia médica. Pero ningún avance científico, por grande que sea, merece la pena si para ello hay que segar y destruir innumerables vidas, si para ello hay que acabar con la humanidad y las oportunidades de miles de seres humanos, si para ello hay que someter a la ignominia más absoluta a seres humanos.

 

Huida de Auschwitz

Cuando en 1945 el ejército rojo avanzaba imparable hacia Auschwitz, Mengele escapó del sitio en el que tanto había disfrutado.

Huyó disfrazado de soldado de la Wehrmacht, pues si se hubiera conocido su identidad y su pertenecía a las SS hubiera sido apresado inmediatamente.

Al carecer de documentación y no ser reconocido por nadie le dejaron en libertad, huyendo a Argentina o Paraguay. Para cuando fue identificado como criminal de guerra ya estaba a miles de kilómetros de Europa.

Vivió en Latinoamérica oculto y protegido por familias alemanas, hasta su muerte en Brasil en 1979. Lamentablemente nunca fue apresado ni juzgado para ser castigado por sus abyectas torturas, sus terribles asesinatos y sus crímenes de guerra.

 

Otros médicos asesinos Nazis

Por supuesto Mengele no fue el único que realizó estos macabros actos al servicio del nacionalsocialismo.Aquí os presento una lista de otros odiosos médicos y científicos nazis que colaboraron en el holocausto:

  • Ernest Rüdin: experto en higiene racial, sus ideas “justificaron científicamente” la política racial nazi. Propugnaba la eliminación de los niños pequeños de “menor calidad”.
  • Sigmund Rascher: médico de las SS en Dachau. Fue pionero en la experimentación con cambios de presión con los cuales los prisioneros morían horriblemente por excesos en la presión intracraneal. Colaboró con Mengele en Auschwitz.
  • Aribert Heim: apodado el Doctor Muerte, médico de las SS en Mauthausen, famoso por sus inyecciones intracardíacas de productos tóxicos para controlar el tiempo que tardaban en morir y sus consecuencias. Le gustaba ver hasta dónde aguantaban el dolor sus víctimas en sus horribles experimentos. A dos prisioneros jóvenes les abrió en canal estando en vida, les decapitó posteriormente y expuso sus cabezas cortadas después de hervirlas. Tampoco fue condenado por sus terribles actos.
  • Kurt Heissmeyer: experimentó en el campo de concentración de Neuengamme, le encantaba experimentar con niños, administraba inyecciones de bacilos de tuberculosis para observar sus consecuencias. Cuando fue enjuiciado declaró que para él “no había diferencia entre judíos y conejillos de indias” y “que no consideraba a los internos de Neuengamme como seres humanos”.
  • Carl Vaernet: médico de las SS en el campo de concentración de Buchenwald, experimentaba de forma horrenda para “curar” la homosexualidad. Hacía trasplantes en vivo y sin anestesia de testículos de personas heterosexuales en personas homosexuales. También implantó testículos de chimpancé en homosexuales con terribles consecuencias para sus víctimas. Otro que no fue juzgado por sus crímenes.

Todos estos asesinos, por supuesto incluido Mengele, eran gente extremadamente cruel, sin compasión ni empatía, con rasgos claramente psicopáticos, creo que una persona normal jamás podría cometer las atrocidades cursadas por estos bárbaros.

Por muchos avances que consiguieran, nada justifica la barbarie, el dolor, la brutal tortura y los excesos abominables a los que fueron sometidos los inocentes prisioneros.

La ciencia debe avanzar, pero por los cauces adecuados, respetando unos límites.

El fin no justifica los medios.

 

 

 

 


¡Compártelo!
Valora este artículo

4 comentarios en “Josef Mengele, la maldad hecha hombre

  1. Uffff….que mal cuerpo se me ha quedado madre mía….
    Es terrible la maldad de estos monstruos psicópatas.
    En fin…aunque es bueno saber de esto y no quede en el olvido. Por todas sus victimas.

     
    • Si, son sucesos horrorosos, tienes razón es muy importante que no se olvide, por la memoria de las víctimas y para que no se vuelva a repetir. Gracias por tu comentario

       

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar