Julius Streicher y Der Stürmer, propagadores del odio antisemita

¡Compártelo!

Julius Streicher, una figura polémica dentro del régimen nazi, admirado por muchos y odiado por muchos más aún. Con su periódico Der Stürmer (El Atacante) propugnó y propagó el odio hacia los judíos de una manera brutal y sin contemplaciones, acusándoles de barbaridades, desprestigiándoles y difamándoles ferozmente. Provocando y fomentando un clima de odio extremo hacia los judíos en Alemania antes y durante el régimen nazi.

Desde joven ya tenía ideas ultranacionalistas y en contra de los judíos. Participó en la Primera Guerra Mundial, en la que alcanzó el grado de teniente y fue condecorado con la Cruz de Hierro. Con la derrota de Alemania y tras el Tratado de Versalles se reafirmó y se radicalizó aún más en sus ideas antisemitas.

Entró a formar parte de varios movimientos völkisch, llegando a liderar uno de ellos. En 1922 integró su movimiento en el NSDAP, ganándose el favor de Hitler. También participó en el fallido Putsch de Munich en 1923. Después de lo cual su relación con Hitler aún es más fuerte.

Streicher que odiaba y despreciaba profundamente a los judíos, se erigió en el adalid de la causa antisemita y pensó que debía “educar” a la gente en el odio hacia los judíos, a los que culpaba de los males de Alemania. Así que en 1923 fundó el periódico Der Stürmer, que se convirtió en una plataforma para fomentar y difundir el odio antisemita.

Desde el periódico se lanzaban proclamas que atacaban a los judíos de manera brutal y despiadada, llegándoles a acusar de realizar sacrificios humanos con niños cristianos en sus celebraciones. Algo por supuesto falso, pero que junto con otras acusaciones infundadas y sensacionalistas fueron calando en la población alemana que leía Der Sturmer. En el periódico podíamos leer frases del tipo: “Mientras el Judío esté en Alemania seremos sus esclavos, por lo tanto debe irse”. “Mujeres y muchachas alemanas: los judíos son vuestra destrucción”. Y así continuamente.

Ejemplo de portada de Der Stürmer. Fuente: alamy.com
Ejemplo de portada de Der Stürmer. Fuente: alamy.com

En los primeros años la tirada no era muy grande. Ya en 1933 era de 20.000 ejemplares mensuales, fue creciendo hasta llegar a los 500.000 ejemplares. A partir de 1940 su tirada descendió.

Muy famosas eran también las caricaturas antijudías que aparecían en Der Stürmer, dibujadas por Phillip Ruprecht, apodado Fips. Eran auténtica propaganda antisemita, dibujando a los hombres judíos con la típica nariz grande y ganchuda, gordos y pequeños y como pervertidos sexuales, ladrones, codiciosos y comunistas. También se metía con niños y mujeres judías, despreciándoles y deshumanizándoles de manera brutal. Hacían calar en el lector la idea de que los judíos eran repugnantes, depravados y malos para Alemania, algo erróneo y equivocado por supuesto, pero que concordaba muy bien con las terribles ideas y enseñanzas del nacionalsocialismo.

Ejemplos de caricaturas antisemitas de Fips. Fuente: idamclient.ushmm.org y tumblr.com
Ejemplos de caricaturas antisemitas de Fips. Fuente: idamclient.ushmm.org y tumblr.com

fips 2

fips 3

Cuando en 1933 Hitler es nombrado canciller, Streicher da rienda suelta a su ultranacionalismo y sobre todo a su feroz antisemitismo, propagando un brutal campaña de boicot a los negocios judíos y formando parte de varios comités antisemitas.

Fue el coautor, con el beneplácito de Hitler, de las Leyes de Núremberg, unas leyes racistas redactadas por Wilhelm Frick, que pretendían impedir que los judíos se mezclaran con el pueblo alemán de raza aria.

Gráfico de pureza de sangre según los esquemas familiares con las Leyes de Núremberg. Fuente: Wikipedia.
Gráfico de pureza de sangre según los esquemas familiares con las Leyes de Núremberg. Fuente: Wikipedia.

Estas leyes eran el complemento para la bestial, terrible e injusta persecución a la que fueron sometidos los judíos, con un fatal desenlace como todos sabemos.

Estas leyes y el Mein Kampf, propagadas por Der Stürmer, entre otros, definían a los judíos como una lacra para la sociedad alemana que debía ser extirpada como un tumor.

A partir de 1935, Streicher se dedicó también al adoctrinamiento antisemita de niños y jóvenes alemanes.

Organizaba concentraciones en Núremberg de las Juventudes Hitlerianas. También editó libros para las escuelas alemanas de marcado contenido racista. Llegó a editar cuentos infantiles antijudíos, el más conocido fue “La Seta Venenosa”.

Portada de La Seta Venenosa (Der Giftpilz), dibujada por Fips.
Portada de La Seta Venenosa (Der Giftpilz), dibujada por Fips.

En 1938 aparece un artículo en Der Stürmer titulado: “Guerra contra el enemigo mundial”, donde se muestra favorable al exterminio judío.

Durante todo este tiempo Streicher también ostentó cargos políticos, llegando a ser Gauleiter de Franconia. Desde años antes se había propiciado el traspaso de las propiedades y negocios de los judíos hacia manos de alemanes arios. Y es en 1938 cuando se descubre que Streicher se había quedado con parte del dinero de estos traspasos, que tenían que haber ido íntegramente al Estado.

Herman Goering abrió una comisión que encontró culpable de corrupción a Streicher, el cual fue destituido de sus cargos políticos y del partido en 1940. Pero su gran relación con Hitler, y su trabajo propagandístico con Der Stürmer evitaron que el castigo fuese más allá, pudiendo continuar con su labor antisemita en Der Stürmer.

Las ventas del periódico cayeron, pero Streicher continuó con Der Stürmer hasta el 1 de Febrero de 1945, cuando se publicó su último número.

Tras la derrota del régimen nazi, intentó huir amparándose en una falsa identidad, pero fue apresado. Aunque él no participó directamente en el Holocausto ni en su planificación y ejecución, fue acusado y procesado en los Juicios de Núremberg. La acusación mantenía que era culpable de alentar, propagar y sostener el antisemitismo más radical, y de manipular a los alemanes provocando un clima de odio brutal hacia los judíos.

Fue condenado por crímenes contra la humanidad y ejecutado en la horca. Sus última palabras fueron: “Heil Hitler”.

Valora este artículo

¡Compártelo!

2 comentarios en “Julius Streicher y Der Stürmer, propagadores del odio antisemita

  1. Tengo que reconocer que toda la historia previa a la Alemana Nazi me parece muy interesante. Y más, probablemente, el partido Nazi modernizó la comunicación de masas y políticas.

    Es curioso como se ha utilizado (y se utiliza) todo lo aprendido en esa época en la manipulación de masas.

    Interesante entrada a la altura de tan interesante blog.

     
    • Gracias Pedro, me alegra que te parezca interesante el post de hoy. Pues sí, realmente el NSDAP se convirtió en un auténtico experto en la comunicación y la propaganda, manipulando y modificando a su antojo la realidad para beneficiar a sus propios intereses. Con las terribles consecuencias que conllevaron tales acciones. Utilizaron todos los medios a su alcance y martillearon a la población con sus proclamas para adoctrinarlos y manipularlos a su antojo. Un saludo.

       

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar