La Segunda Guerra Anglo-Bóer. El imperialismo británico contra los colonos bóers en Sudáfrica

¡Compártelo!

Los Bóers o Afrikaners, eran colonos sobre todo de ascendencia holandesa, que se asentaron en zonas de la actual Sudáfrica, primeramente en la colonia de El Cabo y luego más al norte, para vivir con más independencia de los británicos. Allí crearon la República de Transvaal y el Estado Libre de Orange.

La Primera Guerra Anglo-Bóer (del 16 de Diciembre de 1880 al 23 de Marzo de 1881) se saldó con una victoria bóer que les otorgó más independencia, pero fue de un alcance reducido y no movilizó los recursos humanos y militares que movilizó la segunda, de la que hoy hablaremos.

Todo comenzó con el descubrimiento de uno de los mayores filones de oro del mundo en Witwatersrand en 1887. Miles de colonos británicos acudieron desde el sur a las zonas mineras, el aumento de población fue brutal. Los “uitlanders”, inmigrantes británicos, exigieron el derecho a voto, a lo que Paul Kruger, presidente de la República de Transvaal se negaba, a sabiendas de que si lo hacía perdería el control de la república a favor de los británicos. Era la excusa perfecta para Gran Bretaña, que pretendía dominar toda Sudáfrica y los bóers impedían dicho dominio.

Paul Kruger (Presidente de Transvaal)
Paul Kruger (Presidente de Transvaal)

Británicos y representantes de los bóers se reunieron, pero las negociaciones no llegaron a ninguna solución. Gran Bretaña envió tropas para presionar a los gobiernos bóers, pero estos no se amilanaron, exigiendo la retirada de las tropas británicas en 48 horas. El gobierno británico rechazó el ultimátum. Este acontecimiento precipitó el estallido de la Segunda Guerra Ango-Bóer, era el 12 de Octubre de 1899.

El ejército bóer estaba formado por combatientes sin uniformes, con sus fusiles al hombro y su propios caballos. Eran los propios hombres de todas las zonas de Transvaal y Orange que acudían a la lucha voluntariamente. Eran hombres aguerridos, grandes tiradores, con gran movilidad y que conocían perfectamente el terreno. Poseían artillería, cañones comprados por Paul Kruger con el dinero de los impuestos, también ametralladoras Maxim y fusiles Mauser. A lo largo de la guerra su artillería y armamento sería muy inferior en cantidad al de los británicos, pero supieron sacarle mucho rendimiento. A los grupos de fusileros bóers se les llamaba kommandos. Según estimaciones las fuerzas bóers estaban compuestas por ente 55.000 y un máximo de 75.000 combatientes. En cambio las fuerzas británicas, si bien en un principio no eran demasiadas, llegaron a contar con hasta 400.000 efectivos, contando con tropas canadienses y australianas. Ambos bandos también utilizaron africanos de raza negra, que eran tratados de peor manera y fusilados en multitud de ocasiones, ya que ambos bandos les consideraban inferiores.

Al principio los británicos eran pocos en número y mal preparados para este tipo de combate, y fueron sorprendidos en multitud de ocasiones por los bóers. En Octubre de 1899 llegan los refuerzos a cargo del I Cuerpo del Ejército Británico al mando del general Henry Buller.

En la Segunda Guerra Anglo-Bóer se pueden distinguir tres fases dentro de la evolución de la propia guerra.

Primera Fase: victorias bóers

Unos 8.000 bóers sitiaron en Octubre de 1899 la ciudad de Mafeking durante 217 días, pero la gran cantidad de provisiones, y sobre todo el buen hacer del coronel británico Baden Powell que aún con una exigua guarnición, unos 1.000 hombres, logró que los bóers, al mando del general Cronje, no tomaran la ciudad. Posteriormente llegaron refuerzos británicos que acabaron con el sitio de la ciudad. Como hemos podido ver, aunque este suceso esté incluido en la primera fase de victorias bóers, no es una victoria para los bóers, pero sucede en esta fase de la guerra.

General Piet Cronje. Fuente: wikipedia
General Piet Cronje. Fuente: wikipedia

Las victorias bóers más importantes vienen a continuación. En la conocida como “Black Week” los bóers infligieron tres derrotas consecutivas en cinco días a los británicos.

La primera el 10 de Diciembre de 1899 en el río Stormberg, donde 600 británicos cayeron prisioneros de los bóers.

Un día después los británicos son nuevamente derrotados en Magersfontein por los famosos generales bóers Cronje y De la Rey, los británicos sufrieron multitud de bajas y finalmente se retiraron al caer la noche, ganando los bóers la posición.

General Koos de la Rey. Fuente: museumsyndicate.com
General Koos de la Rey. Fuente: museumsyndicate.com

El día 15 de Diciembre, el general británico Buller, se dirigía con 18.000 soldados a liberar la ciudad de Ladysmith del sitio al que los bóers la sometían. Pero el general bóer Louis Botha impidió que los británicos cruzaran el río Tugela, causándoles una gran cantidad de bajas y la pérdida de una docena de cañones.

General bóer Louis Botha (posteriormente Presidente de la Unión Sudafricana)
General Louis Botha (posteriormente Presidente de la Unión Sudafricana)

El 22 de Enero se produjo la batalla de Spion Kop, en la cual ambos bandos tuvieron multitud de bajas después de un día de duros combates. Ambos bandos abandonan Spion Kop, pero el general Botha ordena la vuelta y se hacen con el lugar.

Bóers en Spion Kop. Fuente: wikipedia
Bóers en Spion Kop. Fuente: wikipedia

Segunda Fase: victorias británicas

Todo cambia cuando Lord Roberts llega desde Inglaterra y toma el mando como jefe supremo de las fuerzas británicas, con el general Herbert Kitchener como jefe del Estado Mayor. También se amplió el número de soldados con nuevos refuerzos británicos, canadienses y australianos.

El cambio de estrategia llevado a cabo por Lord Roberts y Kitchener fue fundamental para el cambio de rumbo de la guerra a favor de los británicos. Éstos empezaron a ganar terreno.

General Herbert Kitchener. Fuente: brittanica.com
General Herbert Kitchener. Fuente: brittanica.com

El 28 de Febrero de 1900, 4.000 bóers al mando del general Cronje se rindieron en Parderberg.

Pero los golpes más duros vendrían después, primero con la ocupación del Estado Libre de Orange tras las victorias británicas de Tugela´s Heights y Poplar Grove. El 28 de Mayo el Estado Libre de Orange se convertía en colonia británica. Y posteriormente con la anexión de la República de Transvaal como colonia británica. Lord Roberts conquistó Johannesburgo y luego Pretoria. Los bóers tuvieron que huir y retirarse, pero no se rindieron.

Tercera Fase: Guerra de guerrillas y campos de concentración

Aún después de la derrota, los bóers iban a seguir presentando batalla y hostigando a los británicos mediante emboscadas y la guerra de guerillas. Los generales de Wet, De la Rey, Bayers, Hertzog…consiguieron varias victorias aún cuando los británicos tenían ocho veces más soldados. Derrotas británicas como las de Lindley y Heilbron, y ataques bóers a la colonia de El Cabo irritaron mucho a los británicos, además las poblaciones de las anexionadas colonias de Orange y Transvaal estaban a favor de los soldados bóers y les ayudaban.

Así que Kitchener, que había tomado el mando tras la marcha a Inglaterra de Lord Roberts, cambió de estrategia y llevó a cabo los actos más infames y terribles de la Segunda Guerra Bóer.

Dividió los territorios bóers con kilómetros y kilómetros de alambre de espino y blocaos, para dificultar los movimientos de la guerrilla bóer. Y lo más brutal de todo, sacó a miles de personas de sus granjas, las cuales arrasó y quemó, envenenó los pozos de agua y mató al ganado. A esos miles de bóers los metió en campos de concentración, con unas condiciones terribles e inhumanas.

Kitchener, de forma despiadada detuvo a miles de bóers, en su mayoría niños, mujeres y ancianos y los encerró en los 45 campos de concentración destinados para ellos, donde el hambre y las enfermedades mataron a más de 22.000 niños, 4.000 mujeres y más personas. También encerró a africanos de raza negra en campos de concentración destinados para ellos, unos 60 campos en total, donde las cifras de muertos son inciertas, pero también fueron miles los muertos allí.

La niña bóer Lizzie van Zyl, muerta en un campo de concentración
La niña bóer Lizzie van Zyl, muerta en un campo de concentración

El 31 de Mayo de 1902, tras un tiempo de negociación, se firmó la paz de Vereeniging, por la cual los bóers aceptaban ser ciudadanos británicos, pero conservaban el afrikaans como lengua oficial y se les indemnizaba con 3.000.000 millones de libras esterlinas para reconstruir las granjas y sus propiedades.

Británicos y bóers acordaron excluir de cualquier derecho a los africanos de raza negra.

Años después, en 1910, el rey Eduardo VII concedió más autonomía a las colonias bóers dentro de la recién formada Unión Sudafricana., que presidiría Louis Botha.

 

Fuentes:

El arte de la guerra. Estrategia militar hasta el siglo XX.  Jaime de Montoto y de Simón. Jaime de Montoto y Coello de Portugal. Editorial Libsa.

mundosgm.com

Wikipedia.org

Valora este artículo

¡Compártelo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar